Otros deportes y actividades (por Antonio Luján)

A principio de los años 80 acabaron cuatro décadas de fútbol en la Colonia Iberia, dando paso a otras disciplinas deportivas , como la natación, el fútbol-sala y el baloncesto, con poco arraigo en la zona pero que aparecieron paralelamente a la construcción de una nueva piscina y de la pista polideportiva anexa a ésta.

El fútbol-sala nació como una prolongación natural del equipo de fútbol. Se inscribió en la Tercera División de la liga local de Toledo y la mayoría de sus jugadores provenían del fútbol grande.

Mencionar a todos es prácticamente imposible, pero ahí estaban Teodoro Cano, Luis Sánchez, Daniel Cabero, Domingo Pargas, Santiago Roldán, Cristóbal Roldán, José Arteaga, Gregorio Carrascosa, Rober, Marquitos, Felipe, Mon, José Luis, Maxi, Dani, Pirata, Felix Luján (entrenador) y muchos otros que contribuyeron al éxito de este equipo, que obtuvo dos ascensos consecutivos, hasta alcanzar la Primera División.

Futbol sala

El nuevo deporte (el futbito, como también se le denominaba) tuvo una gran aceptación en nuestra colonia y el equipo arrastraba a numerosos seguidores que se citaban en el Casino para desplazarse juntos a Toledo y presenciar los partidos que nuestros reconvertidos jugadores disputaban fuera de casa.

Los enfrentamientos con los equipos de Embutidos La Rivera, San Antonio, La Casa de las Lámparas, Toledeport o Muebles Entevegas, entre otros, eran de los que hacían afición, por la igualdad y la emoción que había hasta el final. También surgían algunas rencillas, que no pasaban a mayores, y que se siguen recordando como parte anecdótica de aquellos tiempos.

Baloncesto

Menos fácil lo tuvo el baloncesto de la Colonia, que inició su andadura en una liga local de Ocaña, organizada por el ayuntamiento de la localidad y el club baloncesto Ocaña.

El equipo estaba formado básicamente por jugadores de fútbol de la colonia que no tenían cabida en el fútbol-sala y que encontraron en el baloncesto una vía para mantenerse en forma.

Los inicios fueron complicados. Aunque el equipo contaba con el apoyo de Pórtland Iberia, había pocos jugadores practicantes en la colonia, por lo que Carlos Verdugo –el entrenador- y Antonio Luján –el jugador más representativo-, se las vieron y se las desearon para formar un grupo estable. Allí estaban Fernando García, César Cotanilla o Luis Segovia, pero finalmente hubo que ir a buscar jugadores a Aranjuez y a otras localidades cercanas para completar el equipo y hacerlo más competitivo.

Fue así como llegaron Cuqui, Aguilla, Megallón, Bombi, Coronado y Ortiz, entre otros.

El equipo se inscribió en la liga provincial y pudo mantener la categoría. En el segundo año, disputó los play-off de ascenso en la localidad de Sonseca

  • Antonio Luján Gómez Extraído del libro “100 años de la Fábrica de Castillejo

(puedes descargarlo desde aquí)

Anuncios