Entrevista a Mariano Ramé

Esta vez, con la colaboración de nuestra reportera en Gandía, Angeles González Segovia, hemos podido hacer una entrevista a Mariano Ramé,

responsable entre otras cosas, de alimentar durante mucho tiempo nuestros sueños y fantasías por medio de las películas que jueves y fines de semana proyectaba en el cine, sentado en un taburete de madera que le facilitaba de una manera más o menos cómoda, la visión de la pantalla a través de la tronera y así poder comprobar el buen funcionamiento del proyector.

Hemos elegido una batería de preguntas relacionadas con todo el trabajo que desarrollaba por aquel entonces y estas son sus respuestas:

  • Blog: ¿Había censura en las películas que veíamos en la Colonia? y de ser así ¿quién se encargaba de aplicarla?  
  • Mariano: las películas debían venir ya censuradas, nadie de las fuerzas vivas de la Colonia intervino nunca para censurar nada de nada.
  • Blog: Cuál fue la película que más le gustó de todas las que proyectó?  
  • Mariano: sin duda las de la gran Sara Montiel; La Violetera, El Último Cuplé…
  • Blog: Y al resto de los vecinos ¿Cuál cree que fue la película que más éxito tuvo?
  • Mariano: Que yo recuerde, Ben-Hur. Yo tuve trabajo doble por su larga duración y aun recuerdo de esa película, el dolor de trasero por esas cuatro horas en esos asientos de madera… jajaja
Inauguración del cine
  • Blog: Cuéntenos alguna anécdota a la hora de la proyección… (por ejemplo: ¿se quemó alguna película mientas la proyectaba, había alguna a la que le faltaran muchos minutos debido a la censura…etc?  
  • Mariano: Nunca se me quemó ninguna, pero recuerdo con la que más tuve que trabajar reconstruyendo “Franco, ese hombre”, venia mas de medio rollo abierto a lo largo, nunca supe si fue un accidente o un sabotaje. Al final después de un arduo trabajo logré proyectarla. No sé si con mucho o poco éxito.
  • *Ángeles: Yo recuerdo mucho una de las canciones con que entretenía el tiempo antes de apagar las luces….siempre me ha martilleado en la cabeza, es como mi canción de cabecera La Viquina, no recuerdo quién la cantaba, después la popularizo de nuevo Luis Miguel “solitaria camina la viquinaa no consiente la quieran consolar, dicen que tiene una pena….. Alguien recuerda alguna canción mas?.

  • Blog: ¿Cuál fue el momento más difícil a la hora de colocar alguna antena?  
  • Mariano: la antena que mas trabajo me costó fue la que tuve que instalar deprisa y corriendo en la Casa Hospedería para que el nuevo director Antonio Villalón pudiera ver la TV. 
  • Blog: ¿Cuál es el mejor recuerdo que guarda de la Colonia?  
  • Mariano: Mejores recuerdos muchos, en general la vida en la Colonia, los vecinos, la armonía, la gran familia que formábamos entre todos, si había una alegría era de todos y si había un tristeza también era de todos.

El haber podido ofrecer a mis hijos una vida mejor que la que nosotros tuvimos, aunque no sin esfuerzo. Aparte del trabajo en el laboratorio, hacia el cine, ponía antenas, trabajaba el huerto del D. Juan el médico y Amancia, que trabajó de asistenta en casa de D. Antonio, el director . Tuvimos durante años la centralita del teléfono por la noche y los fines de semana.

Antes de casarme trabajé en el casino cuando lo regentaba la familia Morera . Y fue entonces cuando se produjo una historia que a los nietos de Angeles les encanta oír:

“El Homicidio de la Cotorra”:

La señora Mari tenia en su casa una cotorra que merendaba todas las tardes chocolate a la taza y Amancia era la encargada de hacérselo, por lo que todos los días, alrededor de las 4,30 de la tarde se lo hacia para que le diera tiempo a enfriarse.

Pero una tarde nos entretuvimos “pelando la pava” y cuando llegó, la cotorra solo repetía sin parar ” chocolate a la cotorra, chocolate a la cotorra”, así sin parar, con el consiguiente aumento del nerviosismo de Amancia, por lo que nada mas retirarlo del fuego abrió la jaula… “toma chocolate a la cotorra”… aquella pegó un sorbo y calló patas pa arriba muerta abrasada. Llegó llorando al casino y dijo que se la había encontrado muerta en la jaula.

* Angeles: Menos mal que no existía el CSI. No sé si llegó a confesar alguna vez el crimen de la cotorra, o si la familia se enterará cuando lea esta historia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s