La piscina, terraza y baile de verano (por Angel Martínez Giménez “El hijo del tío Paulino”)

Allá por los años 50, la dirección de la fábrica de Castillejo construyó unas piscinas en la Colonia Iberia para los obreros y familiares: una para mujeres y otra para hombres.En aquel tiempo yo tenía siete u ocho años, y ni yo ni ninguno de mis amigos sabía nadar. Pero con el tiempo, a base de aguadillas y chapuzones, se nos fue quitando el miedo al agua y aprendimos a nadar.

Seguir leyendo “La piscina, terraza y baile de verano (por Angel Martínez Giménez “El hijo del tío Paulino”)”
Anuncios