Prólogo del libro (por Joaquín Sánchez G.)